lunes, 27 de marzo de 2017

My sweet Lord


"My sweet Lord" es el primer sencillo del disco triple de George Harrison, "All things must pass". La canción llegó al puesto número uno tanto en Estados Unidos como en Inglaterra. En el 2004, la revista Rolling Stone, la colocó en el puesto 454 en su lista "Las 500 mejores canciones de todos los tiempos".


Una compañía de Nueva York, Bright Tunes, demandó a George Harrison por plagio musical. Durante el juicio, los expertos musicales intentaron explicar que la melodía de "My Sweet Lord" era muy similar a la de "He's so fine", compuesta por Ronald Mack lanzado en 1962 por The Chiffons. El beatle lo negó y entró en una ardua batalla legal de cinco años junto a su abogado, Allen Klein. Finalmente Harrison fue multado por plagio inconsciente, potencialmente provocado por un caso de criptomnesia. (La palabra criptomnesia, procedente de la bibliografía especializada de lengua francesa, significa "recuerdo oculto")

La compensación por daños y perjuicios del tribunal se hizo esperar. Y en ese tiempo, Klein, el abogado del que desconfiaba McCartney, complicó aún más el asunto: adquirió los derechos de He's so fine, la canción plagiada por George. Su fin: recibir una buena paga de Harrison. En 1981, el tribunal que llevaba el caso obligó a Harrison a pagar más de 400.000 euros a su propio abogado por los derechos de la canción.

George Harrison - My Sweet Lord (1970)


Y para que podáis comparar esta es la otra:


The Chiffons -He's So Fine (1962)


Por supuesto espero comentarios con vuestra opinión. ¿Es plagio?


Publicado en "Música en inglés"
Pinchar aquí para ver más.






No hay comentarios:

Publicar un comentario