miércoles, 7 de diciembre de 2016

Los Chiripitifláuticos.


Publicado por primera vez el 5 de abril de 2012

Hoy llevo un día aún más carca que de normal, que ya es decir, y me ha dado por acordarme los programas infantiles de mi infancia, allá como quién dice, por los inicios de la televisión en España.

El que más recuerdo, supongo que como todos los de mi edad, es el de "Los Chiripitifláuticos", que estuvo en antena desde 1966 a 1974 y fue uno de los programas más longevos y emblemáticos durante los años en que la televisión en España se iba convirtiendo en un electrodoméstico imprescindible en los hogares españoles.


En el programaba había una serie de personajes que vivían diferentes aventuras viajando a mundos fantásticos y visitando países exóticos.


Locomotoro, “conductor de todo menos del codo”, un simpático "paletillo" con boina, interpretado por Paquito Cano. Siempre se le dio bien lo de desafiar a la gravedad, con aquellas inclinaciones imposibles que eran la envidia de todos, inclinaba su cuerpo hacia adelante con los pies fijos en el suelo.


Sus frases más conocidas eran:

- "que se me mueven los mofleeetes" (cuando estaba contento)
- "Hola amigüitos" (saludando)
- “Todos para uno (para él mismo) y uno para todos” repartiendo caramelos)
- "Uno para ti uno para mí, uno para ti dos para mí, uno para ti tres para mí..." (También repartiendo alguna otra cosa).
- "borra eso" (cuando se equivocaba y se daba cuenta)

Como curiosidad, hay que saber que la boina de Locomotoro, aquella "boinita colorada", gris para nosotros, se alquilaba día a día, porque alguien decidió no comprarla, y acabó costando un pico, un pico que encima Televisión ha pagado dos veces, pues hace poco compraron la boina de Locomotoro para un museo de recuerdos televisivos.

Valentina, “dulce y fina como una sardina”, siempre provista de unas grandes gafas, interpretada por María del Carmen Goñi, (Pamplona 24 de octubre de 1930) era la más inteligente, la sensata y la "sabihonda" del grupo.


Una vez finalizada la serie, continuó trabajando en programas infantiles hasta su jubilación, como "El Libro Gordo de Petete” (1981-1983), en el que prestaba su voz a la mascota de peluche que daba título a la serie. Se dedicó a hacer doblaje. Suya es, por ejemplo, la voz en castellano del actor Jonathan Gilbert en el papel de Willie Oleson en la serie norteamericana “La casa de la pradera"


El Capitán Tan “es tan capitán que parece un rataplán”, con su inseparable salacot de explorador y su camiseta a rayas, era interpretado por Félix Casas, nacido en 1930. Siempre que encontraba la ocasión, contaba sus viajes con la siguiente frase: "En mis viajes por todo lo largo y ancho de este mundo".



Tras la cancelación del programa, Casas dirigió el departamento de duplicación de una empresa de doblaje propiedad del marido de quien fuera su compañera María del Carmen Goñi, donde permaneció hasta su jubilación.

El Tío Aquiles, “con sobrinos a miles”, un simpático anciano vestido de tirolés, era interpretado por Miguel Armario Bosch, nacido en Madrid en 1916, representaba la cordura y la prudencia y era el encargado de poner freno a las extravagancias del resto de personajes.


Los protagonistas tenían como antagonistas a Los hermanos Malasombra, interpretados por Luis González Páramo y Carlos Meneguini, que eran dos pistoleros que iban vestidos de negro, pero cuando se convertían en buenos eran Los hermanos Buenasombra y sus trajes eran blancos.


Esta canción nos la sabemos todos. ¿A que sí?




Publicado en "TV - Series de culto".
Pinchar aquí para ver más.



3 comentarios:

  1. Como que Valentina tan dulce y fina como una mandarina ?................ decian TAN DULCE Y FINA COMO UNA SARDINA

    ResponderEliminar
  2. Cecilia, tienes toda la razón, siempre ha sido una sardina, menos en la Wikipedia que es una mandarina.
    Como pa fiarte de la Wiki en cosas serias.

    ResponderEliminar
  3. Os parecerá ridículo el Capitan-tan bailando la vaca Paca pero que me decís de Bob esponja, de Pocoyo y el colmo de los colmoooos los teletabis (o como se escriba) esos si que son gili... elevado al cubo, pero si nisiquiera se sabe el sexo que tienen,
    ¡viva el capitan-tan!

    ResponderEliminar