martes, 29 de agosto de 2017

La Familia Telerín


La Familia Telerín era un programa de Televisión Española que se encargaba de anunciar el final de la programación infantil y dar paso a la programación adulta. Fue creado en 1964 por los hermanos Santiago y José Luis Moro.


Seguro que todos os acordáis  de aquello que tan famoso se hizo a mediados de los años sesenta. Si hombre, aquello de
"Vamos a la cama,
que hay que descansar
para que mañana podamos madrugar"

Era la sintonía que todos los días, a las 20:30 en invierno y a las 21:00 en verano. Indicaba que el día televisivo se había acabado para los más pequeños de la casa. Hubo varios anuncios, primero en blanco y negro y mas tarde en color.


La Familia Telerín estaba compuesta por Cleo, Teté, Maripí, Pelusín, Colitas y Cuquín.


Ver este enlace

Cleo:Con la curiosidad de un gato, Cleo posee todo lo necesario para hacer realidad cualquier sueño. Su capacidad de sorpresa y sus ganas de ayudar a los demás son enormes.


Tiene un espíritu tan soñador e imaginativo que nadie se negaría a embarcarse en una aventura llena de sorpresas. Aunque cuidado con Cleo, a veces puede resultar demasiado mandona y testaruda si no se hacen las cosas como ella quiere.

Teté: Es tan responsable y tan protector con sus hermanos que cualquiera podría pensar que se trata del hermano mayor de la Familia. Cree saberlo todo y tener respuesta para todo.
Algo que muchas veces provoque que Cleo sienta celos de él. Quizá sea por lo resabiado y sabelotodo que es su hermano y su incapacidad en ocasiones de divertirse en sus aventuras. Pero a veces no está de más tener a alguien con los pies en la tierra para evitar catástrofes innecesarias.

Maripí: Vive por y para sus muñecas. Está claro que su mayor virtud es el gusto por la moda. No es de extrañar, siempre va bien conjuntada, sea para ir a la escuela o para estar en pijama.

Quiere tenerlo todo y ser toda una estrella. Cuidado con ella, porque a la mínima que puede, podría estar maquillándote y vistiéndote como a sus muñecas. Suerte que compensa esos momentos de divismo con su actitud cariñosa y su preocupación por el bienestar de todos.

Pelusín: A pesar de tener la vista de un lince que le ayuda a percatarse de todo lo que ocurre a su alrededor, Pelusín apenas es capaz de mostrar su mirada cautivadora.

Ni siquiera sus hermanos saben de qué color tiene los ojos debido al matojo de pelos que los cubren. Aunque, no es impedimento para convertirle en el más payaso del grupo. Lo único malo es que de estar tan pendiente de todo, a veces se despista y olvida las cosas que debe hacer.

Colitas: Esta pequeña criatura de sonrisa afable y mirada tierna es un regalo para los hermanos Telerín. Jamás se le ocurriría hacer nada sin el permiso de sus hermanitos, y menos, separarse de ellos.

Quién sabe qué criaturas extrañas podrían aparecer en sus sueños, y peor aún, qué haría ella sola con esas criaturas. Menos mal, que Tete siempre la tiene agarrada de la mano y no se separa de ella. Así, es más fácil soñar feliz y tener dulces sueños.

Cuquín: Todo un maestro de las travesuras, Cuquín es tan revoltoso, inquieto y juguetón, que es incapaz de parar quieto hasta en sus propios sueños.

Allí, nadie puede decirle cómo hacer las cosas, o al menos, eso es lo que él piensa. Con tantos hermanos encima de él, es difícil llevar a cabo todas las trastadas que le gustaría. Es normal, que a su corta edad le guste jugar con todo lo que ve, aunque eso implique romper dos o tres platos por el camino o volver locos a sus hermanos.



Cosechó un gran éxito en los niños de los 60. El programa fue emitido en otros países, entre ellos El Salvador y Argentina. Sobre la Familia Telerín se publicaron álbumes de cromos, libretas, cuentos, relojes, pañuelos y se hicieron muñecos de plástico. Una adaptación a cómic apareció en la revista "Din Dan" de Editorial Bruguera, dibujada por Blas Sanchis.



Publicado en "TV - Series de culto".
Pinchar aquí para ver más.





No hay comentarios:

Publicar un comentario