jueves, 25 de septiembre de 2014

Ulldecona


Por indicación de Begoña una tarde fuimos a Ulldecona, localidad catalana del interior en la provincia de Tarragona y cercana a Vinaroz (Comunidad Valenciana).

Al llegar allí nos encontramos con que estaban celebrándose las Festes Quinquennals.



Supongo que habrá un cartel anunciador, pero como no lo vi por ningún sitio tengo que poner este tan feo de la Policía Municipal.



Las Fiestas Quinquenales son las fiestas más importantes de Ulldecona. Tienen lugar cada cinco años desde 1939 y su origen esta relacionado con la destrucción de la antigua imagen de la Virgen de la Piedad durante la Guerra Civil, con la construcción de una nueva imagen por parte del artista local Vicent Barrera en 1939 y, finalmente, con una promesa relacionada con la veneración de la Virgen y de la ermita.


La mayoría de los vecinos limpian las fachadas de sus casas. Las calles se arreglan y los coches desaparecen del municipio. Además, los vecinos adornan las calles con flores. En un principio, las flores eran naturales, pero ahora se utilizan cada vez más las flores artificiales, hechas a mano durante meses, en secreto, para evitar imitaciones. 

Entre los materiales que se utilizan para hacer estas verdaderas obras de arte se encuentran distintos tipos de tejido, papel y cartón, botones, botellas de plástico… También es muy habitual el reciclaje de todo tipo de productos y las flores se convierten así en un ejemplo de desarrollo sostenible y de respeto por el medioambiente.

Unas bonitas flores hechas con cáscaras de mejillón. 


Mucho mejillón hay que comer para conseguir esto:




Las Fiestas Quinquenales son “el estallido de un pueblo, una mezcla de religiosidad, de magia, de armonía, de deseo de divinidad, de popularidad, de esfuerzo colectivo… porque los habitantes de Ulldecona (que reciben el nombre de falduts) intentan cada cinco años transformar el pueblo con el objetivo de que continúe siendo lo que quiere ser: Ulldecona”.




Parece mentira que con vasos de plástico se puedan hacer estas cosas.


Uno de los aspectos fundamentales de las Fiestas Quinquenales es la transformación que sufren Ulldecona y sus calles. Las Fiestas se transforman así en un fenómeno no sólo religioso, sino también artístico y social; componente que presenta una importancia creciente, dado el pluralismo existente en Ulldecona, donde una parte significativa de la población no es creyente o profesa una religión distinta a la católica.





Cada calle está adornada por los propios vecinos de una manera diferente.




El resultado es extraordinario. Se puede pasear por Ulldecona durante horas sin saber lo que uno va a encontrarse un poco más tarde…









Con unas botellas de cava (¿acompañarían en su día a los mejillones?) y vasos de plástico las jardineras quedan perfectas.




Ya que este verano la lluvia por la zona ha escaseado, ¿porque no darle utilidad a los paraguas? 
















¡Que fácil es hacer una flor!







Los folletos publicitarios también tienen otras utilidades








No es mala manera de reciclar los neumáticos























El saludo al a virgen también es reclicado





En fin, una cosa que merece la pena ver. Volveremos en 2019 para ver si sigue viva la imaginación de los vecinos de esta localidad.




Publicado en " Cosas de casa". Pinchar aquí para ver más.



3 comentarios:

  1. Una pena que alguna foto salga desenfocada porque la verdad es que merece la pena apreciar el trabajo y sobre todo la imaginación de, seguramente, asociaciones de mujeres del barrio. Cuando lo veía me acordaba todo el tiempo de una amiga que está metida en una de estas asociaciones y a la que le gustan mucho estas cosas, aunque sea para los "amigos invisibles" de las cenas de Reyes.

    ResponderEliminar
  2. Muy originales en Ulldecona.
    Lo que no me queda muy claro es eso de "...localidad catalana del interior y cercana a Vinaroz ya en la Comunidad Valenciana."

    ResponderEliminar