lunes, 12 de mayo de 2014

Un día en las carreras

Continua de: Montmeló

El sábado nos levantamos tan jodidos como nos habíamos acostado el viernes, y después de desayunar y pensárnoslo mucho, decidimos que como mejor se iba a ver la clasificación iba a ser en la televisión tumbaditos en la cama.

Nos fuímos pasear por la playa y a las dos de la tarde vimos la clasificación en la tele.

El domigo, bastante mejor ya, a primera hora ya estábamos en el circuito.





Como ya nos habían avisado, los precios en los bares y tiendas del circuito eran de escándalo, por lo menos para los españoles. Los extranjeros parece que manejaban más pasta y no les importaba pagar los 3 euracos que te clavaban por una caña pequeña en un vaso de esos de plástico que no cabe ni un quinto. El vaso un poco mayor, de medio litro ya eran 5 euros. Bocata de jamón 8 euros y no muy grande. A pesar de ello tenían la jeta de hablar de "promociones", como esta del plato de paella.




La paella: Un plato de plástico, de los que si no los sujetas con las dos manos se doblan, con cuatro granos de arroz y unas tristes gambas y mejillones. Cógelo en la fila y búscate la vida para agarrarlo con las dos manos, colgarte el vaso con la cerveza de los dientes, y todas las mesas ocupadas. Búscate un trozo de hierba para tirarte comerlo.


En la multitud de tiendas de recuerdos repartidas por todo, el atraco era parecido. Camisetas de Ferrari 90 euros, la sudadera ni te cuento. Como había que tener un recuerdo para la nevera compramos por 5 euros un imán con un trozo de peluche imitando un F1. Para cuando llegamos a casa el imán ya se había despegado del peluche.

La revista con los horarios del día, fotos de los pilotos y de los coches, los números que llevan cada uno y poco más, otros 12 euros. A pesar de todo el ambiente era muy bueno.


Esta foto es a primera hora de la mañana, luego se llenó completamente tanto la grada como la "peluse" o como se ponga.



A pesar de todo lo que estoy diciendo, es un espectáculo que al que por lo menos una vez en la vida hay que ir.

Antes de la carrera se hace la presentación de los pilotos, en directo para los de la tribuna principal, en las teles gigantes para el resto, y su posterior paseo por el circuito en coches de carrera de época.























Como ya he dicho, desde nuestra tribuna bien sentados se veía magníficamente, pero durante la carrera cada vez que pasaban los coches de cabeza la gente se ponía de pié y no quedaba otro remido que hacer lo mismo.



Delante nuestra había cuatro familias completas, con niños y todo de finlandeses que no se si habrían venido desde allí solo a esto o les cogía de paso. El caso es que cuando comenzó la vuelta de calentamiento de ruedas a uno de los niños le dieron ganas de ir al baño. La madre tuvo que llevarlo y para cuando volvieron ya estaban por la tercera vuelta. Vente desde Finlandia a ver la F1 y que cuando va a ser la salida (lo más bonito de todo) te pille cagando.



Comenzó la carrera y eso si es bonito. En la televisión no se tiene conciencia de la velocidad real que llevan, del estruendo de los motores y del sonido a hojalata de la carrocería.

La primera curva es impresionante, todos intentando meterse en un asfalto tan estrecho.



Como todo el año, a las pocas vueltas Vettel ya iba bastante destacado y parecía que iba a ser otro paseo, pero parece ser que tuvieron problemas con las ruedas y poco a poco Alonso se le fue acercando hasta que en la curva de fin de recta, justo delante nuestra le pegó la pasada.

Como digo, cada vez que llegaba la cabeza de carrera había que levantarse para ver la frenada y la curva, los finlandeses de delante también, pero además se levantaban y empezaban a agitar sus banderas cada que pasaba uno que iba casi de los últimos. Raikonen no era que iba más adelante así que debía ser uno de su pueblo



En fin, a pesar de todo lo negativo que haya dicho, una experiencia inolvidable que hay que tener por lo menos una vez, y que a mi no me importaría repetir. Este año ya no porque es hoy y yo estoy aquí delante del ordenador, pero quién sabe si el año que viene...




Publicado en " Cosas de casa". Pinchar aquí para ver más.



1 comentario:

  1. El año q viene, Alonso correra con un Ibiza y eso si q será una carrera...
    Una borraja.

    ResponderEliminar