domingo, 11 de mayo de 2014

Montmeló

Hoy se celebra en Montmeló el Gran Premio de Cataluña de Fórmula 1, y yo aún estoy sin acabar de contaros nuestra experiencia del pasado año.

Por recordar un poco: Habíamos comenzado con una entrada en la que contaba mi regalo de cumpleaños. Luego os conté nuestro comienzo del viaje camino de Barcelona, y me quedé con AC-DC en la autopista hacia el infierno. (Pinchando en los azulitos podéis recordarlas)






Conforme nos íbamos circulando por la carreteras interiores del circuito camino de parking, y como ya habían empezado los entrenamientos libres, el "rugido de los motores" se iba haciendo más intenso, no como este año, que por lo que dicen deben sonar igual que una DKV.

Los viernes no es obligatorio ocupar tu entrada sino que te permiten acceder a cualquier parte del circuito, así que lo primero de todo nos dirigimos a la Tribuna A, que era la nuestra para ver si le habían recomendado bien las entradas. La verdad es que sí, es una tribuna situada al final de la recta con lo que podíamos ver la frenada y las dos siguientes curvas. También teníamos visión de otra curva de la parte de atrás del circuito. Un sitio estupendo.

  
De allí nos fuimos la tribuna principal para ver de cerca los box y la zona de pilotos.


El cuñado Fernando es uno de los forofos de estos deportes de motor, suele ir mucho a Montmeló a ver carreras tanto de coches como de camiones, y nos había avisado de los precios de asalto a mano armada que tene todo dentro del circuito, así que nos dejó su nevera de mochila para las provisiones.

En Tudela ya la habíamos cargado convenientemente de bocadillos de jamón con tomate, tortilla de patata, abundante "Estrella Galicia" y algo de agua helada por si el calor apretaba. Yo pensaba que íbamos a parecer los del pueblo que van a la capital con la fiambrera, pero lo cierto es que menos los extranjeros allí to quisqui iba con su nevera.

Volvimos al que iba a ser nuestro sitio el domingo para comenzar a atacar a la mochila y ver si se nos arreglaba algo el cuerpo. Las vistas desde nuestros asientos eran de lo mejorcito:

Fin de recta con la curva 1 y la salida de boxes:


La curva 2:


Y otra curva por la que pasaban un rato después:
 

 Comidos y bebidos nos dimos otra vuelta por el circuito y nos fuimos a nuestro apartamento en Casteldefels para ver si descansábamos, se nos arreglaba el cuerpo y volvíamos con más fuerza el sábado a ver los entrenamientos oficiales y la clasificación.



Publicado en " Cosas de casa". Pinchar aquí para ver más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario