jueves, 17 de abril de 2014

La luna, el sol y las estrellas

Anoche cuando volvíamos a casa después de ver lo que un periodista deportivo llamaría el "progresivo e inexorable declive del Barça", mirando al cielo, vi una hermosa luna casi llena.




Se me ocurrió comentar que era obligatorio que dado el día tenía que haber luna llena, y que sino no estaríamos en Semana Santa. A alguien le extraño mi comentario y preguntó que cuál era la relación de la luna con la Semana Santa. Toda.

Le expliqué que la causa de que la fecha de celebración sea variable depende de las fases de la luna y que se corresponde con la primera luna llena de primavera. No quedó muy convencido y comentó que hay años que es antes del día de San José y que entonces aún no ha comenzado la primavera. 

Hoy me toca ir a la Wikipedia para ver si la cree más que a mi:

Wikipedia dixit: "La Semana Santa da comienzo el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección. La fecha de la celebración es variable (entre marzo y abril según el año) ya que depende del calendario lunar".

En el concilio de Nicea del año 325, se estableció que la Pascua de Resurrección había de ser celebrada cumpliendo unas determinadas normas de acuerdo a un cálculo, que llaman "Computus": 


- Que la Pascua se celebrase en domingo.
- Que no coincidiese nunca con la Pascua judía.
- Que los cristianos no celebrasen nunca la Pascua dos veces en el mismo año.


Aún así hubo discrepancias entre la Iglesia de Roma y la Iglesia Alejandrina hasta que en el año  525, Dionisio el Exiguo convenció desde Roma de las bondades del cálculo alejandrino, unificándose al fin el cálculo de la pascua cristiana.

Para el hacerlo hay que establecer unas premisas iniciales:

- La Pascua ha de caer en domingo.
- Este domingo ha de ser el siguiente a la primera luna llena de la primavera boreal. Si esta fecha cayese en domingo, la Pascua se trasladará al domingo siguiente para evitar la coincidencia con la Pascua judía.
- La Pascua de Resurrección es el domingo inmediatamente posterior a la primera Luna llena tras el equinoccio de marzo y se debe calcular empleando la Luna llena astronómica. Por ello puede ocurrir no antes del 22 de marzo y el 25 de abril como muy tarde.

Como este año ha caído tan tarde estamos teniendo unos maravillosos días de primavera que han hecho que el campo este en todo su esplendor. 





El naranjo ya está en flor y espero tener aún mejor cosecha que esta de la foto de este invierno.





Como se ve claramente debajo de este peral la hierba también crece a toda velocidad así que tuve que cogerla mochila con el "Rundun" para cargármela (El "run run" que dice Cecilia, como si fueran los de Estopa y Rosario).




Una vez matada y rematada "engañé" (la verdad es que no fue difícil, estaba muy dispuesto) a mi amigo José para que viniera a darme una labrada y me dejara el campo como la playa para poder comenzar mis cultivos.








Aunque no salga en las fotos, yo también estuve casi 5 minutos manejando la maquina. La hora y media restante se la cedí a él.

Con esto conseguimos que esto:






Se convirtiera en esto:




A partir de ahí ahora me toca a mi coger la azada y la media luna para hacer los caballones, ("ríos" lo llamamos en Tudela) para comenzar la plantación.

Primero el de entrada del agua para riego




Y luego los de plantación




Lo que tengo claro es que este año no voy a poner los "Romanescu", que serán muy bonitos, pero que cuando llevé el primero a casa nos lo comimos y casi casi me sugirieron que no llevara más. El siguiente se lo llevé a mis padres y me dijeron que estaba bueno, pero es mejor la coliflor (aquí piña). Visto el éxito el resto se quedaron en el campo. Menos mal que no puse más que 6.




Bueno, la semana que viene toca ir a comprar la planta. Este año toca tomate, alubia verde, guindillas, calabacín y melones. Y que no se me olvide la borraja para Jóse.

El siguiente paso, un poco más adelante, será buscar una nave en la "Ciudad Agroalimentaria" para ir guardando, ya visto como están los mercados este año la voy a dedicar a la exportación.

Y las estrellas son las que voy a ver cuando me llegue la factura de reparación del coche, que lo lleve al taller porque se estropeó la batería y menos la carrocería me han cambiado todo: Batería, bujías, aceite, filtros, correas de transmisión y pastillas de freno. Y yo creía que estaba bien todo.

Como hace un mes le cambié las ruedas espero que dure unos cuantos años más.

Me temo que la factura va a tener más ceros que la nómina ilegal de los Estopa.




Las palabras en azul tienen un enlace para saber más del tema.

Publicado en " Cosas de casa". Pinchar aquí para ver más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario