lunes, 25 de noviembre de 2013

Haciendo el ganso

El pasado mes estuvimos pasando unos días en Madrid y la noche del sábado aprovechamos para darnos una vuelta por la zona de la Plaza Santa Ana y la calle Huertas.

Parece que la clientela escasea y hay que agudizar el ingenio para llenar el local:







Además, la mayoría de los garitos ponen a personas en la calle ofreciéndote el mejor ambiente, la mejor música y una tarjeta con descuento para las consumiciones.

  
Esperemos que haya suerte y estos precios vayan llegando al norte. Tomamos una cañas con su correspondiente tapa (mucha patata frita de bolsa) y buscamos un sitio para cenar algo.

Vimos un bar que tenía buena pinta e intentamos conseguir una mesa, pero parece que la crisis no ha llegado por esa zona ya que aunque era bastante grande y con muchas mesas estaban todas reservadas.

A la salida a la calle del Prado, nos dimos de frente con un restaurante nuevo que en pocos meses parece que ha cogido bastante fama. Se llama "La huerta de Tudela, Green & More " y esta dirigido por Ricardo, del Restaurante 33 de Tudela. En este si había sitio, pero no habíamos ido a Madrid a comer verdura de Tudela así que seguimos buscando.


Cerca de allí, una chica nos dió una tarjeta de un sitio que nos dijo acaban de inaugurar en el que podíamos cenar algo diferente, y que con esa tarjeta nos invitaban a dos vinos para ver el local y decidir.


El restaurante estaba dedicado exclusivamente a productos del ganso, y como tenía buena pinta nos quedamos a cenar.


La barra estaba presidida por dos cestas con huevos de ganso (gansa) y para hacerse una idea de su tamaño en la parte inferior unos huevos de gallina.


Aconsejados por el camarero pedimos platos para compartir. De primero un huevo frito (de ganso por supuesto) con patatas y jamón (también de ganso, faltaría más)




Estaba bueno, y con tamaño como para que dos personas unten a gusto.

De segundo nos aconsejó un tartar (ya sabéis, carne cruda un poco macerada) y que para sorpresa nuestra era de carne de ganso. 



La única pega es que en la parte superior de la barra hay una televisión enorme en la que una vez tras otra te ponen un documental de lo bien que viven los jodidos gansos en su finca sevillana.

Como todo estaba bueno, cayó la botella de Rioja entre los dos. Bien comidos, y mejor bebidos nos fuimos a buscar un sitio para tomar una copa, (por ahora en el metro no te hacen soplar). A la salida aprovechamos para comprar un par de huevos (de ganso claro) para llevarnos a casa (5 euracos los dos)

Cerca de allí, en la calle Huertas encontramos un local que parecía con buen ambiente y con música en vivo, el café Populart.

Nada más entrar, y antes de que pudiéramos arrepentirnos, un camarero nos cogió, y aunque estaba bastante lleno, nos encontró una mesa. Mojito y caña 13,50 que con actuación y eso no me pareció caro.

La actuación era de un grupo de Jazz Latino:
   





Las mesas estaban bastante juntas, y en la de al lado nuestra se sentó una persona y pidió un mojito, 8 euros. En ese momento se me encendió la bombilla: Coño, si el mojito vale 8 me han cobrado 5,50 euracos por una caña y además pequeña.

Los cubanos sonaban bastante bien y con mucha marcha. 
Aviso: Los vídeos son "mucho malos".

video

video

video


En el Populart parece ser que hay actuaciones todos los días:



Y nada más, el metro y casa.

Por si os animáis, os dejo el folleto del canso del ganso:



 



Publicado en " Cosas de casa". Pinchar aquí para ver más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario