sábado, 24 de agosto de 2013

Acabamos con La Rioja.

Acabamos con La Rioja (por ahora).

En el anterior capítulo nos habíamos quedado en una cafetería de Castejón tomando un cafecillo para despedirnos y volver a casa, pero en ese momento Eduardo recibió una llamada invitándole a ir a Aldeanueva de Ebro. Un conocido suyo presentaba un libro en una bodega y nos invitó a ir a todos a ir a tomar un vino.



Como somos personas difíciles de convencer, en pocos minutos estábamos camino de La Aldea, como la llaman los del pueblo. Respecto a este pueblo hay una cosa que todo el mundo la sabe pero que no me resisto a poner. Le llaman el pueblo de las tres mentiras, porque no es aldea, no es nueva y por ella no pasa el Ebro.









Conseguimos encontrar la bodega y allí estaba un montón de gente con su copa en la mano y viendo un espectáculo de una chica haciendo bailar a su caballo, eso de “como bailan los caballos andaluces” pero en La Aldea. Como todos conocéis mi sensibilidad artística no tendré que decir que me encanto lo poco que vi porque por desgracia, me tocó a mi entrar a la bodega a por unas copas de buen tinto de La Rioja, que lo primero es lo primero, y entre una cosa y otra se me pasaron los 20 minutillos que estuvo la chica actuando, ¡que pena!

Por la bodega pasó un tren turístico que iba haciendo rutas por las bodegas y por entre las viñas. Allí nos enteramos que habíamos llegado el día perfecto, se celebraba la VI Edición de la Feria del Vino “Entreviñas”. Todas las bodegas estaban abiertas para hacer visitas y en la plaza principal se celebraba el acto principal. Cada bodega tenía instalada una caseta donde degustar sus vinos y también había otras casetas donde lo que había eran minibocadillos.

Esto dice su propaganda: "Entreviñas" cuenta este año con una Feria del Vino, en la que participan 17 bodegas del municipio, además del Centro Ancora y la Fundación Vicente Ferrer. Durante la Feria se servirán ‘pulguitas’ preparadas por la Asociación de Amas de Casa (AMADE) y pinchos del cocinero Javier Romero.”

En un puesto se compraba un entrada con la que por 5 euros te daban una buena copa de cristal con el emblema de la feria y tenías derecho a probar tres vinos y tres pinchos.  Una pena no poder poner la foto de la entrada pero es que nos la bebimos, pero como para todo está Mr. Google aquí hay una:


Lo que si me quedo es esto que daban también con la entrada:



Había buen ambiente, un grupo tocando música celta en un tabladillo, buena conversación y buen vino. Cuando nos ventilamos la comida y la bebida eran casi las 2 de la tarde y no era plan ponerse en la carretera así que buscamos algunos bares para completar la comida con algunas raciones y unos cuantos vinos más (ventajas de ir secuestrado y no llevar coche).

Según nos contó Eduardo, el hermano de su conocido era un artista local que llenó el pueblo de esculturas y murales. Esta es una de sus obras:



He encontrado hasta un vídeo (yo creo que no es de este año, porque no salimos nosotros) y que podéis ver pinchando aquí.

En Tudela, llevamos ya creo que son 3 años yendo a un acto similar a este que se celebra en el patio del Centro Cultural Castell-Ruiz, y que lo que intenta es una promoción del vino navarro. Ahora que no me oye nadie, me gustaron bastante más los riojas de la Aldea que los tintos de Navarra.

Y con esto concluye nuestro primer fin de semana en La Rioja baja, mi regalo sorpresa de cumpleaños, pero aún me falta contaros otro regalo que me hizo Cecilia, que fue anterior a este, y uno de los mejores regalos que me han hecho en mi vida.

Un día llegué a casa y me encontré encima de la mesa del salón una gorra, unos tapones para los oídos y unos prismáticos. Lo primero que pensé es que había pasado la vuelta ciclista y le habían hecho esos regalos a Cecilia. Me extraño mucho porque ella no es de las que a los puestos a coger regalos, pero...

Comenzó a preguntarme por esas cosas, que que me sugerían, que para que podrían ser. Yo por supuesto en la inopia hasta que no le quedó otro remedio que darme un sobre que completara las pistas. Abrí el sobre y me quedé asombrado.

Pero eso es otra historia que comenzaremos a contar en otro capítulo.


Continua de:





Publicado en " Cosas de casa". Pinchar aquí para ver más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario