sábado, 23 de febrero de 2013

Me he quedado de piedra

Estos días hemos realizado en casa una de esa tareas que se realizan cada 15 años: Hemos limpiado el trastero.

Como siempre que haces estas cosas, la gran mayoría de los objetos que se han ido almacenando durante años acaban en la basura, pero también aparecen otros que no recordabas o aunque los recordabas no te apetecía ponerte a buscarlos.

Esto último me ha ocurrido con mi colección de la revista Interviú. Todas esas revistas que compraba en mis tiempos de estudiante en Zaragoza, allá por finales de los 70 y que iba guardando semana tras semana.
Por supuesto que la compraba porque era la revista más valiente de aquella época de la transición y que trataba temas políticos y sociales siempre en contra del gobierno, y azuzando un cambio. Lo de las famosas desnudas era lo de menos, yo nunca he sido de esos.

Hojeando (con H de pasar hojas) hoy uno de los ejemplares, exactamente de marzo de 1978 me he quedado de piedra. He encontrado algo que después de leerlo y relerlo no llego a creerme. Casi no me atrevo ni a contarlo, así que os dejo el artículo de mi asombro y me abstengo de comentarlo (espero que se lea bien).

 

No se si lo de la edad será verdad o es digamos una "licencia poética", pero como podéis apreciar, no me atrevo ni a poner las fotos originales sin un previo paso por la censura, no vaya a ser que la caguemos porque en este momento me parece que la moral y la ley es algo distinta a la de aquella época.   











Con lo que se está comenzando a contar ahora, igual la idea de publicar esto fue de algún cardenal del Vaticano. 

Joder, llevo un rato pensando si dar a la tecla publicar o no.


Publicado en "Cosas de casa". Pinchar aquí para ver más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario