sábado, 25 de agosto de 2012

Humor de agosto

 El robot Curiosity llega a Marte:




LA RANA Y EL VIEJO

Iba un viejito por el bosque cuando escuchó a sus pies una débil voz.
Se agachó y descubrió que quien le hablaba era una ranita:
- 'Soy una princesa hermosa, erótica y sensual, diestra en todos los placeres de la carne y el amor.. La reina mala, envidiosa de mis encantos, me convirtió en rana, pero si me das un beso, volveré a ser quien era y te daré todos los goces y deleites que mi voluptuoso temperamento y mi ardiente concupiscencia pueden producir'.

El viejito levanta la rana y se la echa en el bolsillo.
Asoma la cabeza la ranita y le pregunta muy desconcertada:
-¿Qué? ¿No me vas a besar?
- ¡No! -Respondió el viejecito
- A mi edad es más divertido tener una rana que habla, que una maniática sexual.


Todo por una apuesta



Un tipo entra en un bar y ve en la barra una jarra enorme, llena hasta arriba de billetes de 10€. A ojo de buen cubero, calcula que habrá por lo menos diez mil euros. Y le pregunta al camarero: “¿y esta jarra llena de dinero?”

“Es como una apuesta..., usted mete un billete de 10€, y si pasa tres pruebas, se lleva todo ese dinero y un BMW nuevo”

El tipo no quiere desperdiciar la oportunidad, y pregunta: “¿cuáles son esas tres pruebas?”
- “Primero meta el billete, son las reglas”
Tras pensarlo un rato, el hombre se decide y mete el billete de 10€ en la jarra.
“Vale”, dice el camarero, “esto es lo que tiene que hacer”:
“Primero: tiene que beberse una botella de tequila, sin hacer un sólo gesto, y en menos de un minuto”.


“Segundo: Hay un pit bull atado en el patio de atrás, y tiene una muela picada que le duele. Tiene que sacarle la muela con sus manos, sin guantes”.


“Tercero: Hay una viejecita de 90 años en el piso de arriba, que todavía es virgen, la tiene que desflorar”.


El hombre se queda atónito: “Ya sé que he pagado mis 10 euros, pero no soy idiota!” “No voy a hacer todo eso!” “Hay que tener muchos cojones para beberse una botella de tequila y luego hacer esas otras cosas!”.

“Como quiera,” le dice el camarero, “pero su dinero se queda donde está.”

El tipo se queda en la barra, rumiando su decisión, y después de un par de copas, finalmente salta: “vale, ¿donde está ese maldito tequila?”

Coge la botella con las dos manos y se la bebe todo lo rápido que puede. Le resbalan por la cara dos lagrimones enormes, pero no hace ni un gesto, y tarda sólo 58 segundos!

A continuación sale, tambaleándose, por la puerta de atrás, donde está atado el pit bull. Enseguida, la gente que está en el bar empieza a oír gritos horribles, gruñidos, chillidos, gemidos, golpes.....los clásicos ruidos de una pelea considerable...y de repente, el silencio otra vez!

Todos creen que el hombre está muerto, pero de repente, vuelve a entrar en el bar, todavía tambaleándose. La ropa hecha jirones y lleno de arañazos, mordiscos y heridas, cubierto de sangre por todos lados.

Con la voz pastosa de un borracho, le dice al camarero:

“Venga, ¿dónde está esa viejecita con la muela picada?”.




El otro día me decía un compañero:
"Y sin paga extra, para que queremos los reyes"


Acabamos con una de Pancartas








Publicado en "Humor". Pinchar aquí para ver más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario