sábado, 10 de marzo de 2012

Ya tenemos al primero en el trullo

La juez envía a prisión al exdirector imputado por el caso de los ERE falsos.

La juez de Instrucción número 6 de Sevilla, Mercedes Alaya, que investiga una presunta trama de prejubilaciones ilegales descubierta en numerosos expedientes de regulación de empleo (ERE) financiados con cargo a la partida presupuestaria 31L, ha ordenado el ingreso en prisión provisional del que fuera director general de Trabajo y Seguridad Social de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero.

La magistrada ha adoptado esta decisión después de que así lo solicitara la Fiscalía Anticorrupción, que pidió el ingreso en la cárcel del imputado por el riesgo de fuga existente, la influencia que podría ejercer en otros imputados en la causa y la gravedad de los hechos, pues la posible pena que podría corresponderle únicamente por el delito continuado de malversación de caudales públicos podría ser de hasta 18 años de cárcel.


A las 2.21 de la madrugada la Guardia Civil ha escoltado a Guerrero hasta un furgón policial para su traslado a prisión. 

"Mi cliente no se lo esperaba. Creo que no se dan los requisitos para la prisión. Y me temo que si hay riesgo de destrucción de prueba, ya sabemos donde está [en referencia a la Consejería de Empleo]". Los abogados defensores en la causa pidieron la libertad para Guerrero. Para ello argumentaron la colaboración que ha tenido el ex alto cargo con la justicia, sobre todo en estos tres días de declaraciones; el tiempo transcurrido desde que se cometieron los delitos y que el riesgo de fuga del ex alto cargo (que lleva casi un año imputado en la causa) no era creíble.

Como medida cautelar para hacer frente a la responsabilidad civil, la fiscalía pide una multa de 933 millones de euros. De este dinero, 700 se corresponden con el dinero que se gestionó a través del Instituto de Fomento de Andalucía (luego la agencia Idea), el organismo pagador de los ERE y de las ayudas directas a empresas que están en el epicentro de la investigación judicial; un tercio adicional que permite la ley, más otras pólizas individuales.



Su abogado, Fernando de Pablo, pidió a la juez que se expulsase a la Junta como parte acusadora en el proceso. Según su versión, la Junta debe ser responsable civil subsidiario porque Guerrero cometió las actividades que se le imputan cuando era alto cargo de la junta

En los tres días que ha durado su declaración, Guerrero ha tirado por elevación y ha salpicado al Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía. Ha sostenido que la cúpula del Ejecutivo andaluz conocía el sistema con el que se daban las ayudas y que la juez considera ilegal. El Gobierno de José Antonio Griñán sigue argumentando que el sistema (transferencias de financiación en vez de subvenciones excepcionales, que tienen un control más estricto) es legal.

En la declaración ante Alaya confluyeron la agitada vida privada de Guerrero y su política de ayudas plagada de irregularidades, como la póliza de 240.000 euros para su suegra que intentó justificar. 

En un interrogatorio extenso pero de tono amable en general, Guerrero rechazó que consumiera drogas, tal y como le acusó su exchófer. Este dijo que ambos se gastaron 900.000 euros de dos subvenciones en cocaína y fiestas. Ayer, Guerrero alegó desconocer que detrás de esas subvenciones estuviera su exconductor, y añadió que a él solo le gustan los gin-tonics y el Marlboro.

Esperemos que una vez abierta la puerta aprovechen para la entrada de unos cuantos más:







Ahora que comenzamos a conocer algo de lo que estaban haciendo nuestros políticos tiene explicación que construyeran esto. Tenían que asegurarse una buena casa para el futuro cercano...


Publicado en "Noticias". Pinchar aquí para ver más.

x

No hay comentarios:

Publicar un comentario