viernes, 13 de enero de 2012

Política y dineros de la TDT

Los sueños mediáticos de los partidos políticos.

A finales de diciembre se consumaba el fin del diseño audiovisual alentado desde sus primeros días en el poder por José Luis Rodríguez Zapatero, después de que Antena 3 anunciara la absorción de La Sexta y un año antes Telecinco adquiriera Cuatro. “Era el fin de la Barroso connection”, comentaba por entonces un alto ejecutivo de una de esas cadenas, en alusión al exsecretario de Estado de Comunicación y marido de Carme Chacón, Miguel Barroso.


Pero el sueño mediáticos de los socialistas no ha sido el único destrozado. Pocas semanas después, el mapa audiovisual diseñado por su antecesor, José María Aznar, también ha sido destruído tras la confirmación ayer de la alianza entre Vocento y Viacom para el alquiler de la única licencia de TDT en abierto (La 10) que gestionaba el grupo de Luis Enríquez de las cuatro que poseía.

Todo comenzaba en noviembre de 2000 cuando el Gobierno presidido por Aznar decidía conceder dos nuevas licencias de televisión digital a Veo Televisión S.A (Unedisa) y a la Sociedad Gestora de Televisión de Net TV (Vocento), que iniciaron sus emisiones en junio del 2002, dando paso en el primer caso a Expansión TV y en el segundo a Punto TV. Era el principio del sueño de dos medios hasta entonces 'discriminados' por el Gobierno de Felipe González.

Cinco años después, en noviembre de 2005, este sueño se hacía mayor gracias al relanzamiento de la TDT en España y la concesión del Gobierno de Zapatero de un múltiplex completo (cuatro canales) tanto a las emisoras privadas de ámbito nacional como a Veo Televisión S.A. y SGT Net TV.


El negocio del alquiler de licencias


Sin embargo, doce años después de aquellas primeras concesiones, ninguno de los dos grupos ha conseguido hacer rentables sus negocios televisivos y a día de hoy se han visto obligados a alquilar todas sus licencias de televisión después de los fracasos de sus proyectos Veo 7 y La 10. No obstante, este negocio les está reportando unos ingresos de entre 5 y 7 millones de euros por canal.

Veo Televisión tiene arrendados sus canales a la británica Discovery Networks, que desde el próximo 12 de enero emitirá un canal de entretenimiento de no ficción llamado Discovery MAX; a la Conferencia Episcopal, que desde noviembre de 2010 emite el canal católico 13 tv; al Grupo Imagina (Mediapro), con el que firmó un acuerdo para gestionar de forma conjunta Marca TV; y a Sony Pictures, que a través de la plataforma de TDT de pago de Mediapro emite AXN.

Por su parte, Vocento tiene arrendadas sus frecuencias al Grupo Intereconomía, el cual tiene además un 25% de acciones en la SGT Net TV; a Disney, que también tiene un 20% de acciones en el grupo; y dos a Viacom, que desde el año pasado emite MTV y a partir de ahora Paramount Comedy.




Publicado en "Noticias". Pinchar aquí para ver más.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario