viernes, 2 de diciembre de 2011

Seguimos INDIGNADOS (y 4)

Mires por donde mires encuentras mierda y más mierda... No se salva ningún partido.

Una concejal de Pamplona (NaBai), mientras estaba de baja, sólamente acudía a las comisiones en las que se cobraban dietas.

La concejal de Nafarroa Bai en el Ayuntamiento de Pamplona, Itziar Gómez, asistió a 8 comisiones remuneradas con dietas mientras estuvo de baja médica, de marzo a junio de 2009, en la legislatura pasada. Itziar Gómez era una de las concejales de la coalición nacionalista liberada (hoy sigue siéndolo) por lo que se dedicaba en exclusiva a su trabajo en el Ayuntamiento. Percibía por este concepto unos 34.000 euros al año.


La baja se debía a una lesión en una pierna, tal y como se explicó tras su ausencia en un pleno. Al estar de baja médica, la concejal percibía su sueldo a través de la Seguridad Social y no podía acudir a trabajar.

La concejal, que se presentó a las urnas como militante de Aralar, no acudió durante su periodo de baja a las 21 comisiones de Asuntos Ciudadanos, Escuelas Infantiles y a 4 plenos municipales que no estaban remunerados. Por las 8 comisiones y reuniones a las que sí acudió obtuvo una remuneración total cercana a los 2.000 euros. Sólo faltó a una. Estuvo además en 6 plenos no remunerados.



Durante los cuatro meses en los que la edil permaneció de baja, faltó a todas las comisiones de Asuntos Ciudadanos celebradas en esas fechas. En total, 16.

Tampoco acudió a la totalidad de las reuniones de Escuelas Infantiles. Se convocaron 4 sesiones en esos cuatro meses.

No asistió a 4 plenos celebrados entre marzo y junio (uno en marzo y los tres que se convocaron durante el mes de mayo). Sí estuvo en los plenos del 23 de marzo, 2 y 23 de abril; 11, 19 y 22 de junio del mismo año.

Sin embargo, en esos mismos cuatro meses y durante el periodo de su baja, la edil se personó en casi todas las reuniones donde percibía una cantidad extra (dieta), al margen de su sueldo como concejal liberada.




Alcaldes y ediles de Barcelona se endosan hasta 38.000 euros al año en dietas
 

Un ente metropolitano reparte 800.000 euros entre 90 cargos de todos los partidos políticos.

Las jugosas dietas de la nueva Área Metropolitana de Barcelona (AMB), organismo supramunicipal que coordina políticas de transportes, residuos y aguas, permiten a alcaldes y concejales ver incrementados sus sueldos en hasta un 56% por asistir a reuniones que, en su mayoría, son breves, rutinarias y no exigen apenas desplazamientos.


Uno de los casos más destacados es el del alcalde de Barcelona, Xavier Trias (CiU), que a su sueldo de 110.000 euros anuales que le paga el Ayuntamiento suma otros 36.800 (un 33,4% más) procedentes de la AMB por asistir a dos o tres encuentros mensuales. El que más ve subir sus ingresos en relación a su salario, un 56%, es el edil barcelonés Joan Trullén (PSC), que suma 31.600 euros anuales de la AMB a los 56.400 que tiene de sueldo en Barcelona. El alcalde socialista de Cornellà de Llobregat, Antoni Balmón, es quien más dinero percibe en dietas de la AMB, un total de 38.800 euros por 40 reuniones anuales, que incrementan en un 51% su salario de primer regidor, de 71.600 euros.



El Consejo Metropolitano (similar a un pleno municipal) se reúne nueve veces al año y abona a sus 90 asistentes entre 323 y 1.350 euros por encuentro. Todas las demás comisiones y juntas no suelen durar más de media hora. La Junta de Gobierno, con reuniones quincenales, paga a sus 17 miembros de 798 a 1.233 euros por sesión. La Comisión Informativa se reúne nueve veces al año y abona por cada una de ellas 176 euros a los 74 asistentes, la misma cantidad que perciben los siete miembros de la Comisión de Cuentas por sus dos sesiones anuales. Por último, la Junta de Portavoces remunera con entre 967 y 1.937 euros a sus cinco miembros por cada uno de sus nueve encuentros anuales.

El Área Metropolitana de Barcelona defiende que con la reorganización de la Administración en julio y la fusión de los tres organismos —Entidad de Medio Ambiente, Entidad de Transporte y Mancomunidad de Municipios— se ha conseguido este año reducir a la mitad la partida de las dietas.



La quiebra de una empresa metropolitana de Valencia destapa el pillaje de cargos del PP. Los directivos cargaron a Emarsa  (Entidad Metropolitana de Aguas Residuales Sociedad Anónima) todo tipo de extravagancias.




En julio de 2010, el PP, que controlaba la sociedad desde los años noventa, decidió liquidarla al encontrarse en situación de quiebra. La disolución reveló la existencia de un agujero de 17 millones de euros. La investigación judicial, que abarca el periodo de 2004 a 2010 y cuenta ya con 16 imputados por malversación, estafa continuada y delitos societarios, ha destapado que los gestores de Emarsa pagaron cantidades millonarias por servicios y suministros inexistentes. El fraude total podría superar los 30 millones. Mientras, los directivos disfrutaban a su costa de toda clase de extravagancias.

Compraban, con fondos de la sociedad, joyas, bolsos de Loewe, relojes, bolígrafos Montblanc, prendas de vestir en Armani, dispositivos electrónicos (ipods, libros electrónicos, ordenadores portátiles), accesorios de automóvil, mil euros de lotería cada año. Cargaban el alquiler de vehículos de lujo y circuitos de spa. Hacían viajes de placer con sus familias, a París, Nueva York, Johannesburgo y más destinos alojándose con gastos pagados en hoteles de cuatro y cinco estrellas. Se hospedaban en establecimientos de similar categoría, en la misma Comunidad Valenciana, acompañados de teóricas traductoras rumanas. Siempre por cuenta de Emarsa.




Fueron capaces de gastarse 92.443 euros en un año en asadores, marisquerías y restaurantes con estrellas michelín. Y aún así, en los 23.000 folios del sumario pueden encontrarse facturas de 7,5 euros de tabaco o de compras en el supermercado.

El instructor cuenta con multitud de indicios de que el auténtico pillaje se produjo, sin embargo, mediante el pago de suministros y servicios falsos. Algunos, inverosímiles: Emarsa pagó, por ejemplo, por reparaciones en los digestores (tanques para depurar el agua) número cuatro, cinco y seis, cuando en la planta solo había dos. Y lo hizo a empresas administradas por tres hermanos, María Paz, Víctor Manuel y Sebastián García Martínez, este último a su vez jefe de departamento de la depuradora. Contrató cursos de formación por 188.000 euros, la mayoría por Internet y sin control de asistencia.


Publicado en: Noticias (Pinchar aquí para ir)


No hay comentarios:

Publicar un comentario