viernes, 25 de noviembre de 2011

Un error de principiante

Eso es lo que he cometido en alguna de las entradas que hablan del Senado.

Hay gente que cuando estás discutiendo con ella de algún tema acaba diciendo: Y esto que digo lo he leído en Internet. Y ahí la hemos jodido. Como está ahí escrito es cierto y es indicutible. 


Siempre que he dado consejos sobre Internet, lo que más he recalcado es que hay que tener mucho cuidado con los datos que se obtienen, que la gran ventaja de la red es que cada uno escribe lo que quiere (aquí estoy yo para demostrarlo), pero eso que escribe no tiene porque ser cierto. Pueden ser opinones, lo primero que se le ocurra o simplemente una mentira inocente o interesada. 


Siempre he dicho que hay que tener mucho ojo y fijarse en la página que está escrito, si es conocida, su fiabilidad, su valoración por los usuarios... en resumen, no fiarse de lo que se lee e intentar confirmar el dato en varias páginas (Ojo que el copia y pega es el mayor generador de textos en la red)

Púes bien, todo este rollo viene a cuento de que lo que aconsejo no me lo he aplicado y me castigo por ello.

De cara a las elecciones generales de la pasada semana comencé a plantearme el no votar al Senado para expresar así mi oposición a que exista esa cámara.

No tenía claro si votar al Congreso y abstenerse al Senado era legalmente posible, así que se lo pregunte a San Google. 

Primero fuí a una página de confianza, la de la "Junta Electoral Central", y lo más que encontré fue un PDF de 100 páginas con toda la Ley Electoral (echarle un ojo si os apetece) Le di una pasada por encima y decidí buscar en otro sitio menos tochazo.

En la lista de resultados de Google vi uno en el que alguien hacia la misma pregunta que yo. Entré y vi una respuesta que más o menos decía: "No es posible, es obligatorio votar a las dos Cámaras. Lo se porque yo no quería votar al Senado y lo he preguntado a la Junta Electoral Central"


Parece una respuesta creible ¿no? Pues mentira cochina, el tío este no se lo había preguntado ni a su almohada, soltó lo primero que le vino o que había oído por ahí, o igual era de algún partido y quería elevar la participación.

Y va el pardillo de César y se lo cree, da por buena esta respuesta y no sólo lo publica en el blog sino que incluso vota al Senado, con el voto nulo pero vota.

En resumen: Sí se puede votar al Congreso y abstenerse para el Senado. Lo pauntamos para las próximas elecciones. De hecho, en la votación al Senado la abstención ha sido un 0,52% más alta que la del Congreso.



Publicado en: Cosas de casa (Pinchar aquí para ir)


No hay comentarios:

Publicar un comentario