martes, 4 de octubre de 2011

Un pub inglés pone en jaque el negocio del fútbol y la TV

La Unión Europea ha declarado válida la compra de descodificadores en otros países para evitar pagar por ver partidos de fútbol en televisión.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE), con sede en Luxemburgo, es un golpe al lucrativo negocio que la televisión hace con el fútbol, por el que paga a los clubes muchos millones anualmente. Según los jueces, los derechos exclusivos de retransmisión futbolística violan el derecho comunitario al establecer mercados nacionales en lugar de un mercado único.




La disputa surgió entre la Federación Inglesa de Fútbol (FA) y Karen Murphy, la dueña de un bar de Portsmouth que empleó una tarjeta descodificadora griega de la cadena Nova para exhibir en su local partidos de la Premier League inglesa. La tarjeta es mucho más barata que la que vende oficialmente en Reino Unido el canal de pago Sky TV.

El tribunal considera que toda prohibición de "importar, vender o usar tarjetas descodificadoras extranjeras" dentro de la Unión es ilegal porque rompe como el mercado único de la UE. La FA quería defender el principio de "exclusividad territorial" de su contrato con Sky TV, pero el tribunal considera que las "diferencias artificailes de precios" dentro del bloque resultado de esas prácticas son "irreconciliables" con los tratados de la Unión.

Por su suscripción a la televisión griega Nova Murphy, dueña del pub 'Red White & Blue', pagaba 118 libras (182 dólares) al mes, mientras que Sky TV cobra por el mismo servicio 480 libras.

La sentencia no sólo afectará a Inglaterra, sino a todos los eventos deportivos que venden sus derechos de retransmisión en la UE país por país.



A pesar de todo, el caso será aún revisado por el Tribunal Superior de Justicia británico, que tendrá la última palabra en el asunto.

Los comentaristas ingleses consideran la sentencia como una "ley Bosman para los derechos de televisión"

Como primera consecuencia, las acciones de la emisora británica BSkyB se hundieron hoy en la bolsa al conocerse la sentencia.

Mientras, en España, Mediapro aseguró a la agencia Dpa que prefiere esperar a conocer la sentencia, y en Alemania restan dramatismo. Lo que parece claro es que muchos de los contratos actuales podrían declararse no válidos y que la forma de comercializar los derechos de los eventos deportivos debe cambiar en Europa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario