viernes, 1 de julio de 2011

Boda en Mónaco

El enlace que pudo ser un desenlace



Eso se desprende de las informaciones que hoy publican varios diarios franceses en las que se insisten en que Charlene Wittstock, la prometida del príncipe Alberto, se dirigió el pasado domingo al aeropuerto de Niza para huir del palacio de Mónaco.

La causa: nuevas revelaciones sobre la vida privada de Alberto que habrían provocado un gran disgusto en la futura princesa.

Se dice que Charlene se enteró de que Alberto -además detener una hija de 19 años y un hijo de 12-, habría sido padre hace dos años de otro hijo, y hace dos semanas de otro más.

Alberto y Charlene se conocieron hace 10 años, formalizaron su relación hace cinco y anunciaron su compromiso hace uno, de tal manera que los dos últimos hijos habrían nacido cuando el príncipe ya habría decidido casarse con la nadadora sudafricana.


El palacio de Mónaco niega, como ya anunció en un comunicado oficial, que Charlene fuera una novia a la fuga, pero el diario francés Le Figaro asegura en su edición digital que una filtración de la policía del aeropuerto de Niza dio la alerta.

Y parecía tonto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario