miércoles, 22 de junio de 2011

El ‘indignado’ sin cabeza

La portada de 'La Razón' de hoy ha traído a la prensa diaria una práctica ya extendida en otro tipo de publicaciones: el retoque del Photoshop.
La primera página del diario muestra una curiosa visión de las manifestaciones del 19J que ayer concluyeron en Madrid a los pies del Congreso de los Diputados.

A simple vista parece que la fotografía, que presenta varios claros, se tomó un rato antes de que los 40.000 manifestantes se agolparan en la Plaza de Neptuno. O en su defecto, al final del acto.

Sin embargo, realizando un zoom a la fotografía, se observa que algunos de los protagonistas del acto tienen medio cuerpo.
¿Un retoque para simular que al acto acudieron menos personas de las que realmente lo hicieron? y así rebajar la euforia de los convocantes que lograron sacar en toda España a varios centenares de ciudadanos repartidos entre Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza y Pamplona, entre otras.
Sin embargo parece contradictorio pensar que 'La Razón' pretendiera diluir el efecto llamada del movimiento Democracia Real Ya para después darles la portada del diario.

Veamos la foto:





El propio periódico ha emitido un comunicado para explicar que la instantánea se tomó desde un balcón del Hotel Palace de Madrid. "La idea de esta imagen era obtener una panorámica lo más amplia posible de la manifestación del 19-J a su paso por la plaza de Neptuno y en la entrada de la Carrera de San Jerónimo.
Al no existir un objetivo fotográfico que capte más de 180 grados, el fotógrafo Alberto R. Roldán optó por emplear un gran angular, disparando seis fotogramas verticales para lograr la máxima amplitud y menor deformación".

"Estas imágenes son acopladas automáticamente por el programa Photomerge de Photoshop CS5. La resolución de dicho tratamiento es prácticamente imperceptible cuando se trata de edificios, aunque cuando son personas en movimiento puede provocar pequeños errores de ajuste entre las imágenes, que pasan desapercibidos cuando se trata de grandes masas humanas".

Sin embargo, el debate ciudadano se decanta por la presunta manipulación de los hechos.
Una práctica que los denominados 'indignados' aseguran haber sufrido desde que todo empezara el pasado 15-M. Primero con ciertas informaciones realizadas por 'Intereconomía' y, hace pocos días, con un reportaje de 'Telemadrid' que empleó imágenes de ataques y disturbios sucedidos en Grecia hace unos meses para ilustrar la supuesta radicalización del movimiento. ¿Lapsus o mano negra?

Los 'indignados' lo tienen claro y el manifestante sin cabeza es un nuevo símbolo de su lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario