sábado, 14 de mayo de 2011

Hablemos del amor .... una vez más.


Y de como son las mujeres.

Las hay resolutivas:

Una mujer se pone veneno en la vagina para envenenar a su esposo mientras este le hacia el sexo oral

Brasil: Una mujer de Río Preto, Brasil, tras discutir con su cónyuge decidió acabar con la vida de él de una manera inusual: se puso veneno en la vagina y le propuso al hombre hacer sexo oral.


El caso no se convirtió en una tragedia para el marido, EMS, de 43 años, sospechando del cambio de estado de ánimo de la mujer, decidió oler su órgano sexual antes de comenzar el acto.

Al notar un olor un poco tóxico, la víctima empezó a sentirse mal y decidió parar el acto sexual, yendo a continuación al hospital para investigar el problema.

Allí fue sometido a análisis de sangre, que detectaron niveles significativos de una sustancia venenosa. Fue entonces cuando se inició una investigación policial, pero la mujer sospechosa de intento de asesinato, EFPA no ha sido localizada por las autoridades.

El origen del conflicto estaría relacionado con la separación de la pareja a petición del hombre.

Mujeres, Mujeres, Mujeres

Las hay atrevidas, que ponen en cuestión la limpieza de la suegra:

video


En cambio otras tienen muchos recursos para la limpieza:

video

Y otras que no se ponen las gafas porque creen que no les sientan bien, y luego vienen los problemas...


video

En fin, MUJERES

Y también algun hombre atontao.

video

Para terminar, una noticia del periódico:

El semen es un antidepresivo natural (y otras virtudes evolutivas de la semilla humana)

Estudios científicos muestran que el semen actúa como una droga psicoactiva en el cuerpo de las mujeres, mejorando su estado de ánimo y sus habilidades cognitivas; las bondades del semen parecen estar relacionadas con ventajas evolutivas

El descubrimiento de que el semen actúa como un antidepresivo natural se debe al Dr Gordon Gallup y a la Dra Rebecca Burch de la Universidad Estatal de Nueva York. Gallup se topó en los 90 con la intrigante data de que a diferencia de las mujeres heterosexuales sexulamente activas viviendo juntas,  lesbianas sexualmente involucradas no exhibían el famoso “efecto McClintok”, en el que se sincronizan los ciclos menstruales de mujeres que cohabitan el mismo espacio (al igual que hembras de otras especies).

Esta noticia está imcompleta porque no dice nada de la vía de administración (¿Tópica?, ¿oral?, ¿anal?, ¿vaginal?




No hay comentarios:

Publicar un comentario