jueves, 10 de febrero de 2011

Granujas a todo ritmo


Entre las persecuciones más famosas de la historia del cine, yo recuerdo la de The French Conection con Fernando Rey, aunque en realidad es Gene Hackman el que persigue a un tren.



la de The Blues Brothers...




la de Bullit con Steve McQueen.



Pulsando en este enlace podréis ver las mejores de la historia del cine:

http://www.motorpasion.com/videos-de-coches/las-mejores-persecuciones-en-el-mundo-del-cine

Pues bien, a lo mejor todas estas se quedan pequeñas leyendo el relato que publica hoy el Diario de Navarra y que transcribo literalmente:

EN PRIMER LUGAR EL RELATO DEL POLICÍA

J.M. . TUDELA Jueves, 10 de febrero de 2011 - 04:00 h.

Prefiere no desvelar su nombre, pero, a sus 42 años, el policía fuera de servicio que protagonizó la persecución es todo un veterano. Así lo avalan sus 19 años de servicio.

Según relata él mismo, el martes a las dos del mediodía caminaban por el paseo del Queiles con su mujer y su perro cuando oyó gritos de una persona que decía que le habían robado. Al mismo tiempo, vio a otro hombre que salía corriendo con una bolsa en la mano.

"Iba por la parte alta del paseo y yo le seguí por abajo mientras llamaba a los compañeros de servicio", recuerda.

A la altura de la calle Enseñanza, y guardando una distancia de unos 25 metros, le gritó que se detuviera y se identificó como policía. "Le acorté la distancia y tiró la bolsa. Yo la recogí, pero le dije que parara y que estaba detenido, pero no hizo caso", añade el policía.

El ladrón se paró por primera vez llegando a la plaza San Juan. "Yo también paré, me fui acercando y le enseñé la placa. Le dije que estaba detenido y que se pusiera contra la pared, pero cuando estaba a tres metros salió corriendo e intentó despistarme entre los autobuses escolares", describe.

Fue ahí cuando todo cambió. "Vi que gritaba a dos hombres que había en la plaza y empezaron a correr detrás de mí. Yo seguía identificándome como policía, peor me alcanzaron. Intentaron hacerme la zancadilla y me empujaron, pero pude seguir".

Fue en la plaza Cofrete donde se volvió a ver cara a cara con el ladrón. "Empezó a dar vueltas a un coche y llegaron los otros dos, que se colocaron delante de él para protegerle. Les volví a decir que se apartaran, que era policía. Yo ya sabía que mis compañeros estaban a punto de llegar, pero volvieron a escapar.

No pudieron porque estaban rodeados por las dos salidas y detuvimos a los tres", concluye el policía. Al intentar parar a uno se lesionó dos dedos.

Lo que sí tiene claro es una cosa: "Nunca me había pasado algo así desde que soy policía".

El agente que siguió a los implicados a la carrera tiene un esguince en un dedo que se hizo cuando intentaba detenerlos

AHORA LA NOTICIA CONTADA POR EL PERIODISTA

Un policía municipal fuera de servicio permitió el martes la detención de tres personas en Tudela. La tarea no fue fácil, ya que antes se produjo una persecución sorprendente.


Los hechos tuvieron lugar hacia las dos del mediodía. Un técnico de máquinas tragaperras estaba reponiendo monedas en el bar Drunken Duck junto al paseo del Queiles, cuando un desconocido aprovechó un despiste, le robó una bolsa con dinero y huyó.

El afectado salió a la calle gritando que le habían robado mientras el ladrón salía corriendo por el paseo ante la mirada de varias personas. Entre ellas estaba un policía municipal fuera de servicio, que no lo dudó y salió corriendo tras él. Al mismo tiempo, el agente llamó por teléfono a comisaría y les comunicó lo sucedido y ya no colgó, sino que siguió en comunicación para facilitar a sus compañeros su ubicación.

La persecución, que se prolongó unos 700 metros, no fue fácil y transcurrió por varias calles del Casco Viejo. A la altura de la calle Enseñanza, el sospechoso tiró la bolsa del dinero, pero el policía, que se identificó en varias ocasiones, la recogió y siguió persiguiéndole hasta llegar a la plaza de San Juan. Ahí ocurrió algo inesperado.

Intento de agresión al policía.

Mientras corría, el ladrón gritó a unos amigos que estaban en esta plaza y, de repente, estas dos personas empezaron a correr detrás del policía, que seguía informando de todo a sus compañeros.

Uno de los momentos más tensos se vivió cuando estos dos hombres intentaron hacer la zancadilla al policía, que también se identificó ante ellos, y le empujaron. Sin embargo, el agente consiguió seguir corriendo y volvió a encontrarse con el implicado en el robo en la plaza del Cofrete.

Pero también llegaron al lugar sus dos amigos, que se colocaron entre él y el policía para evitar que lo detuviera. El agente volvió a identificarse y les pidió que se apartaran, pero hicieron caso omiso y volvieron a salir corriendo hacia unas escaleras que conectan la plaza con la calle Yeseros.

Ese fue su último intento, ya que los policías de servicio se habían desplegado cerrando las salidas, por los que se los encontraron de frente y no tuvieron escapatoria. Los tres acabaron arrestados, aunque no sin antes ofrecer bastante resistencia, sobre todo uno de ellos. Durante la detención, el agente que les persiguió sufrió un esguince en el dedo anular de la mano izquierda, y un hematoma en el pulgar derecho. La bolsa que robó uno de ellos del bar tenía 220 euros en billetes.
Posteriormente se trasladó a los detenidos a la Policía Nacional, donde se comprobó que los tres, argelinos de 22 a 26 años, están en situación irregular en España.

Resuelto otro robo

Además, la detención sirvió para esclarecer otro delito, ya que dos de ellos están presuntamente implicados en el robo de un bolso que les sirvió para sacar unos 200 euros con la tarjeta en un cajero automático. La policía tiene grabaciones que lo confirmaban.

A los tres detenidos se les imputan delitos de hurto, situación irregular en España y resistencia a la autoridad y amenazas. Serán puestos a disposición judicial.

Para acabar, el primer comentario de los lectores:

Hace unas semanas robaron en Tudela en la Sociedad El Portalón, San Nicolás. La semana pasada en la popular Chacha, San Jaime, esta semana en la Sociedad Frontón, calle Portal y en la Peña del Bilbao, calle Rúa. Todos en el Casco Viejo. Todas sociedades gastronómicas donde sus socios no van todos los días.

¿Serán estos tres argelinos? ¿Otros? ¿españoles?

Como curiosidad para la investigación, no se llevaron ni una botella de alcohol, solo dinero y la televisión.

Eso sí, no pongas trozos de cristales adheridos con cemento en las tapias de tu propiedad porque se pueden cortar los señores ladrones y les tienes que pagar hasta los empastes.

Esto es España, señores. O lo cambian los políticos o lo cambiaremos las personas.

No pasa nada, estos 3 ya están a día de hoy de nuevo en la plaza tomando el sol, cobrando alguna ayuda del gobierno y pensando en donde pueden robar esta vez.

Pensarlo un poco... Los trajimos nosotros para que hicieran el trabajo feo, ese que ninguno de nosotros quería hacer, en condiciones penosas y con salarios pésimos... Condiciones laborales que no hubieran ni existido de no estar esta gente para tragar. Y ahora? ya no nos hacen falta... dejamos que se mueran de hambre? les devolvemos a su país? o cosas más fuertes que parece proponer alguno



Pinchar aquí para ver más.





1 comentario:

  1. buenos dias chavalote, unas palabras para que sepas en en Donosti tienes un asiduo al blog.
    desde hoy, y ya que lo pides, como minimo marcare en reacciones.
    saluditos

    ResponderEliminar